El litio (Li por su nombre químico en la tabla periódica), cómo muchos otros elementos presentes en la corteza terrestre, su utilidad es de suma importancia para el desarrollo tecnológico de la humanidad, día a día es mayor sus usos y aplicaciones para el desarrollo electrónico de los artículos y elementos de consumo y usos masivos, desde baterías para telefonía celular hasta la creación de bancos de baterías para almacenar electricidad en los sistemas de energía renovables.  

Dado sus propiedades físico químicas, aplicaciones y usos, hoy en día el litio es considerado el “Oro Blanco”, por lo cual, las naciones que poseen reservas explotables y cuyos procesos conllevan a cumplir con los estándares internacionales para su comercialización, permiten obtener en este recurso una forma viable de contribución en sus ingresos, bien sea derivado de la explotación procesamiento y posterior exportación, así como la generación de productos derivados de este mineral. 

Argentina, posee el segundo puesto del ranking de las reservas de litio en el mundo y es uno de esos países que ve en este metal, una fuente de contribución económica y desarrollo de sectores industriales, muy específicamente en la minería y procesamiento del mineral de litio, por lo cual, la tecnificación en los procesos de extracción y procesamiento a estándares internacionales, permiten un desarrollo sustentable de la minería de este metal con un futuro promisorio en la capitalización de los activos presentes en la nación. Tal ha sido el caso de la empresa Neo Lithium, quién ha experimenta una capitalización de sus acciones de 55.7% en lo que va de año. Dado estos resultados en las cuentas de los activos presentes en el país, la explotación y procesamiento de litio (Li) muestra la cara de generación de beneficios y crecimiento económico e industrial sustentable y continuo para el país